viernes, 3 de julio de 2009

Apareciste en el momento exacto, con el paso del tiempo te convertiste en lo mejor que tengo, no sé cómo me encontraste lo importante es que llegaste. Me brindaste tu confianza le diste a mi vida una pizca de esperanza; llamaste mi atención con tu perfección, por esos bellos detalles que le dan fuerza a esta relación y provocan tanta emoción, por ser mi fuente de inspiración y mi más grande ilusión. Estar contigo es todo lo que pido; pues me levantaste del escombro para despertar mi capacidad de asombro; sin buscarte te encontré, sin tocarte te besé, y esto que jamás imaginé, me brinda todo lo que nunca antes fue. Ahora que te tengo ya no te dejaré y contra viento y marea lucharé; porque ya no me imagino sin ti, porque ya eres todo para mí, simplemente porque vives dentro de mí; en mis oídos tu tonada, en mi corazón tu morada, en mis ojos tu mirada, y en mi mente, tu alma por siempre atrapada. Contigo, todo; sin ti, nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada